.

.

10 octubre 2011





Ahora sólo me queda la resignación
de lo que no se puede cambiar,
de lo que no está al alcance de mis manos,
esa conformidad ingenua que espera un milagro.

6 comentarios:

  1. Yo cambiaría resignación por aceptación.

    Resignarse es darse por vencido, rendirse, aceptar es hacerse consciente, asumir.

    Y conformarse..........quizá la ingenuidad de la que hablas viene de la mano de no hacerlo mas que la de lo contrario. Si estoy en lo cierto, soy un ingénuo.

    En cualquier caso en una situación así yo estaría ante un serio problema, porque sé que los milagros no existen.

    ResponderEliminar
  2. Hola...empezaré por el final, para mi los milagros si existen, aunque dejamos la palabra exenta de la intervención divina...un milagro siempre puede ser algo sorprendente e inexplicable.

    No cambio resignarse por aceptar...puesto que no quiero aceptar algo, ni asumir...me resigno y me aguanto a regañadientes de algo que es o que está, sin que yo ni nada ni nadie pueda cambiarlo.

    Puede que estés despistado algunas veces, pero no eres ningún ingenuo...B.E.S.O.S

    ResponderEliminar
  3. Bueno,pienso que quién se resigna es porque ya no aguanta más una situación y decide tirar por otro camino, ya que la otra parte no acepta, no cambia, no está dispuesto/a a seguir así, y por lo tanto tiene la capacidad de aceptar el cambiar el destino, cuando ve que es imposible seguir de la forma en que estaba, es cuando la persona se da cuenta mediante un muro que le cae la venda de los ojos que seguir comportándose de manera masoquista no le lleva a ningún lado.
    Hay una frase que dice: "De tu casa a la mía, sólo hay un paso, si quieres pasar.. pasa, que yo, no paso".
    Es decir, si una persona quiere unas condiciones y la otra no está dispuesta a sacrificarse o cambiar, mejor es dejarlo todo y empezar de nuevo.
    Por supuesto creo en los milagros, pero para ello hay que tener una fé constante y saber que pensando de forma positiva, siempre aparece al final una luz que te hace ver las cosas de otra manera.
    A las personas, o se les acepta, o las dejas, no hay otra, y todo lo que se espera de alguien, por más que se haga, si no te llena de pleno, no se puede cambiar.
    Creo que la vida es más sencilla de lo que parece, somos los humanos los que a veces, complicamos las cosas, con lo fácil que sería decir, sí, o no, quiero , o no quiero, sin que nadie tenga que resignarse.
    Besos a ambos.

    ResponderEliminar
  4. Conchi no todo se reduce, a relaciones de pareja, afectivas o de amor, hay momentos en la vida cotidiana en las que se nos tuercen nuestros planes y nos cae como un jarro de agua fría y no nos queda otra que aguantarnos o resignarnos, vamos eso de "ajo y agua, tan popular...jajaja...aquí no hay opción ni alternativa, simplemente es una realidad, no es nada transcendental, ni mucho menos dramático aunque lo parezca....

    BESOS Y GRACIAS

    ResponderEliminar
  5. Lo importante es saber vivir y ser feliz sean cuales sean las cisrcunstancias.

    No es sencillo, pero hay que empeñarse en conseguirlo.

    ResponderEliminar
  6. Mirad, jajaja, de verdad creo, que los tres seríamos unos buenos debatientes, nunca estaríamos sin soltar opiniones, ayss, besos. !Qué vida ésta!

    ResponderEliminar