.

.

04 agosto 2013

Tengo todos los secretos



 
 
 

 

4 comentarios:

  1. Pues no te creas que son malas soluciones eh...
    Lo malo es cuando comprometes el corazón, ahí si que se pierden todos los papeles y encuentras solo boletos para el manicomio.
    Intentaré poner en practica lo de usar a los muñecos, a ver que tal....jajaja
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  2. Esto es lo que yo llamo en teoría ser práctica, otra cosa es que en realidad lo sea, como dices muy bien si comprometes el corazón, como no te alcance un rayo de lucidez lo tienes crudo...pienso que lo ideal sería algo intermedio entre esta postura, irónica y cínica y la de volvernos locas de amor o por culpa de un amor imposible...o que simplemente no nos conviene.

    Sé muy bien que ni tú ni yo tenemos esa condición de utilizar a nadie, nos convengan o no nos convenga...y en general ellos tampoco son así....

    Hay que ver lo que puede dar el título de un PPS....."Los cinco secretos de una mujer feliz" y que al final nada tiene que ver con el contenido de mi poema...será el calor que tiene a mi inspiración agotada..


    Un gran abrazo......es de agradecer tu visita.

    ResponderEliminar
  3. Guauuuu... me encanta realmente me encanta, quien pudiera, jejeje.
    Las mujeres de mi entorno hemos llegado a esa conclusión con el paso de los años.
    Esos secretos son eso secretos que no llegamos a realizar, aunque en alguna ocasión nos hubiera gustado, porque indudablemente nos puede el corazón.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Creo que deberíamos conformarnos con tener cierta experiencia y saber que es lo más conveniente en cada etapa de nuestra vida, y actuar con toda la libertad que podamos pero sabiendo las consecuencias, calculando los riesgos...amar, disfrutar de la vida...y pensar en la felicidad del presente y la del futuro.

    Muchos besos y espero que tus vacaciones resulten como las habías imaginado.

    ResponderEliminar