.

.

12 agosto 2013

No soy yo

 
 
No soy yo,
es el dolor
el que te odia
y te destruye
sin compasión.
 
No soy yo,
es el amor
el que olvida
y te perdona
sin ningún rencor.
 

6 comentarios:

  1. Lara, no lo había visto nunca desde ese punto de vista, aunque tendremos que aprender a conducirlos por el camino correcto.
    Después de una larga ausencia estoy encantada de pasearme de nuevo por aquí.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosa!! Me alegra tu visita ...a ver si retomamos las viejas costumbres...era cómo nuestra terapia.....recuerdo esa época con nostalgia...aunque ya he aprendido que este mundillo está siempre en continua innovación,...tendremos que ir adaptándonos....aunque nos cueste...siempre será mejor que abandonar.

      Besos y vuelve pronto.

      Eliminar
  2. Hola Lara, como estás?, bueno yo también estoy algo desconectada en éstos dos meses hasta que pase un poco el calor, ya sabes la flogera estival me puede, me encanta lo que has dejado escrito, creo que amor y dolor van unidos, como uña y carne, ambos pueden perdonar, olvidar, aunque desde el punto de vista del dolor esmás dificil.
    Preciosa la foto que has puesto, de donde es?, felices dias amiga, un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Conchi !! Vaya verano que llevamos ..menos mal que las escapaditas a la playa nos alivian.

    Tienes razón el amor y el dolor son como las dos caras de la misma moneda, algo ya asumido por la experiencia aunque siempre que se produce duele.

    Te refieres a la foto principal, es un amanecer en la playa de La Antilla, la hizo mi hijo y la fotomanipulación es mía...jajaja .

    Besos y te digo igual que a Rosa ......vuelve pronto.

    ResponderEliminar
  4. No, no somos nosotros, son nuestras emociones quienes nos rigen.
    Intentar controlarlas es tarea inútil, así que lo mejor es disfrutar cada momento con lo que en el acontece. Un besito.

    ResponderEliminar
  5. Exacto Rosa ....nuestras emociones son las que luchan....pero sino podemos controlarlas del todo sí dirigirlas...porque es fantástico disfrutar de las emociones positivas, pero qué ocurre con las que nos duelen y dañan a los demás....no deberíamos dejarlas a su aire.

    Un abrazo..

    ResponderEliminar