.

.

EL PARAISO DE LAS PALABRAS

Las palabras vuelan

 libres,

 desnudas,

sin ritmo    ni cadencia    en el tiempo.