.

.

02 abril 2013

 

 
 
Quiero ser en tu vida
 una huella imborrable,
una pasión sin medida,
que nunca nadie lo cambie.
 
 
 
 
 
 


2 comentarios:

  1. ¡Que nunca nadie lo cambie!
    Permanecer imborrable en la memoria de quien se quiere es el deseo de todo ser humano.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hola mi querida amiga, la verdad que sí, quizás haya sido el lapsus de la semana santa, jeje, o la flogera (a veces), (con el frío), de estar sentada delante del ordenador lo que hace ir retrasando el entrar.
    Gracias por comentar Lara, se agradece el que las amistades blogueras no se olviden entre nosotros mismos.
    Preciosa y decisiva entrada nos dejas, algo que queda impreso como un sello estampado en un sobre y sobre todo, al filo del pensamiento.
    Un abrazo guapa.

    ResponderEliminar