.

.

05 marzo 2013

Tengo miedo

 
 




Hay tantas cosas
que digo
y que no siento
y otras tantas
que me guardo
muy adentro.
 
Tengo miedo
de decirte
que te quiero
y me guardo
muy adentro
lo que siento.
 
 

 

4 comentarios:

  1. Una contraposición muy latente denotan éstos versos mi querida amiga. Por una lado ese miedo a sentir lo que se dice, y por otro, el no sentir lo que se tiene que decir.
    Si la otra persona que se tiene en frente sabe leer en los ojos, no hay que tener miedo, solo es saber expresar con el sentimiento y la mirada, lo que la boca calla. Aunque todo parezca complejo, creo que los seres humanos lo complicamos aún más si cabe. Lo mejor es ser siempre uno mismo, saber decir "no", o "si", de la mejor forma posible, es quizás la coherencia más correcta y honrada.
    Preciosa y reflexiva entrada Lara, un abrazo amiga.

    ResponderEliminar
  2. Una entrada con mucho sentido sobre
    la personalidad de cada individuo,
    a veces nos sentimos inseguros ante todo lo
    que nos rodea, ineficaces a afrontar algo,
    ya sea obstáculo, reto, compromiso, y, sobre
    todo nos mostramos reacios ante una muestra de amor, solidaridad,
    cariño y es ese otro "yo" que llevamos en nuestro interior,
    lamentandonos despues de no haber hecho, dicho o sentido algo
    que en el fondo nos hubiese gustado hacerlo, sobre todo si nos
    hubiese provocado una sensación de paz, serenidad, y autosatisfacción...
    deberíamos tomarnos nuestros espacios propios e íntimos y ordenar nuestras ideas,
    de vez en cuando, hablar con nuestra almohada o dejarnos llevar por nuestros instintos
    que brotan del corazón.....cualquier cosa menos adopatar actitudes erróneas,
    incoherentes e irracionales que no conducen a nada....

    cuidate amiga....besos optimistas..

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. El miedo es sinónimo de inseguridad, no saber la respuesta a eso que sentimos.
    No existe el miedo a sentir, porque es algo que nunca podremos controlar. Sientes y punto.
    A veces lo callamos por diferentes motivos, pero siempre hay una razón más poderosa que los termina venciendo, y es que lo que sentimos deja de ser nuestro cuando lleva el nombre de alguien, pertenece a ese alguien, para bien o para mal, si nos lo quedamos siempre nos pesará en la conciencia... Un besote reina.

    ResponderEliminar