.

.

13 noviembre 2011





A veces se nos hiela la sangre,
cuando comprobamos y asumimos
 que tenemos los mismos defectos
que observamos y criticamos en los demás,
y  como una maldición nos dominan.


4 comentarios:

  1. Pues sí, así es mi queridísima amiga, de ahí el refrán tan famoso de que siempre se tiende a buscar la paja en el ojo ajeno, y antes, debemos buscarla en el nuestro.
    Nadie es perfecto, ningún ser humano está nunca en posesión de la verdad, pero para muchos el morbo ajeno les mueve más que sus propios defectos, somos...humanos imperfectos. Y el mundo anda últimamente revolucionado en todos los aspectos, !una lástima!, que así sea.
    Intensa, profunda y bella reflexión nos dejas Lara, un abrazo intenso.

    ResponderEliminar
  2. Es inherente al ser humano, demasiadas veces criticamos en los demás nuestra propias actitudes.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. La vida es irónica, porque, la mayoría de las veces, nuestras mayores virtudes, son a la vez, nuestros mayores defectos.

    ResponderEliminar
  4. Lara que verdad mas grande y como fastidia cuando te das cuenta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar