.

.

08 noviembre 2011





Me ha dado un vuelco el corazón
y cómo un aguacero
me han llovido los recuerdos.

Recuerdo el día,
la hora el lugar,
la música lenta,
el humo del bar.

Las horas pasaban
sin parar de hablar
todo lo importante,
lo más esencial,
las risas, la complicidad.

Algo inevitable
al encontrar  este chal
guarda tu nombre,
el momento, el lugar.




5 comentarios:

  1. Es curioso como un objeto, un olor o un sabor nos traen a veces tantos recuerdos y tan nítidos.

    Y, con tu poesía, no sólo los has recordado tú sino que nos los haces visualizar a los lectores.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Precioso poema Lara, la vida, está repleta de recuerdos, de vivencias, en cada esquina, en cada objeto, cada música nos traslada a la época o vivencia que se haya tenido, menos mal que existe eso que llamamos "memoria", porque si no, para qué serviría el haberlo vivido. CAda objeto tiene un olor característico, cada prenda que hayamos usado de otro tiempo, o quizás un regalo que nos hace temblar ante el recuerdo.
    Vivencias Lara. Un besazo guapa, que me encantó éste poema, me hace trasladarme a mí tb a otros pensamientos.

    ResponderEliminar
  3. Jo, Lara, no te tengo que deci nada no? todo lo que yo escribo es por recuerdos y cada cosa uno diferente pero que me llevan al mismo sitio, la misma presona, la misma sensación y estas palabras tuyas me llevan a esos recuerdos y sensaciones que ojalá pudiera olvidar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. La memoria es la eternidad de todas las sensaciones y sentimientos. Es facíl que acuda a nosotros en cualquier momento lo que nunca nos deja. Muy bonito Lara. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Amigas que bien nos comprendemos...siento que sabemos de lo que hablamos porque compartimos sensibilidad y experiencias...Un abrazo

    •♥•.¸✽¸•♥•.¸✽¸.•♥•.¸✽¸•♥•.¸✽¸.•♥•
    ¡¡¡Feliz Día Especial 11-11-11 !!!
    •♥•.¸✽¸•♥•.¸✽¸.•♥•.¸✽¸•♥•.¸✽¸.•♥•

    ResponderEliminar