.

.

18 septiembre 2012

 

 
 

 
" Hay amores inmensos, amores que nada en el mundo puede destruir
 y que permanecen a través del tiempo igual de inmensos.
 
Hay almas gemelas que se encuentran
y que están unidas por algo más allá de la lógica.
 
Amores tiernos  corazones tan solitarios y que se dan
 todo, lo que nunca encontraron en alguién más.

Y hay amores destrustivos tormentosos, amores enfermizos
sadomasoquistas que dependen el uno del otro
para no hundirse en la más completa soledad.
 
Amores falsos no correspondidos que  dejan al otro con el corazón roto;
 y otros  que se dan inevitablemente de la forma más extraña
 y que también están hechos para perdurar.
 
Amores predeterminados o amores que no se veían venir.
 
Y también hay amores obsesivos, destructivos, enfermizos
 y no olvidemos los prohibidos,los frustrados los que se mueven en la sombra
y no pueden salir a la luz..."
 
 
 
 
 

 
 
 
 
 
 

5 comentarios:

  1. Efectivamente mi querida amiga,, así es, hay tántas clase de amores, como estrellas en el firmamento, la lista sería interminable, y nunca hay dos iguales, cada vivencia es distinta a otra, desde los verdaderos y fieles a los falsos, desde los intensos y prohibidos a los más rebuscados, cada uno a su manera. Los peores son de los últimos que hablas, los destructivos, obsesivos, corresponden a las personas compulsivas que en el fondo son unos pobres desgraciados porque solo demuestran los celos por falta de seguridad y madurez en ellos mismos, en fin Lara, que tánto los que se ven venir de lejos como los del cerca,con todos.... hay que andar con pies de plomo, jajajaja, un abrazo guapísima.

    ResponderEliminar
  2. El amor es complejo, es un mundo y hay tantos mundo cómo personas capaces de concebir y desarrollar ese mismo amor. Es un gran favor el que nos haces trayendo tan bello texto a colación.

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
  3. P.D. Te tengo agregada desde hace mucho tiempo en mi lista. Me gustarí solicitarte que, sino te supone molestia, me agregues a tu lista, cosa que te agradezco por adelantado.

    http://cspeinado.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. No creo, Lara, que la destrucción, los celos, los sentimientos enfermizos y obsesivos, puedan llamarse amor.

    Yo sé que soy un estúpido por optismita. Pero mientras sea consciente de ello, no me supone un problema. Tengo razones poderosas para pensar que el amor no existe, que lo que hay es calentones que no acaban bien y periodos en los que la soledad se hace insoportable. Pero, después de todo lo que he vivido, sensaciones que reflejas muy bien en tus palabras y con las que me siento muy identifcado, yo sigo pensando que en algún lugar del mundo, hay un manantial que enriquezca la vida. Porque, para mí, eso es a lo que hay que llamar amor. Alguien que te anula no te ama. Alguien que impide que crezca, no te ama. Alguien que no confía en ti, no te ama. Y aunque desconfíe por razones probadas, eso no es amor. El amor es crecer junto a alguien que, por el motivo que sea, ha tocado una fibra del ser. También es discutir, es moverse para mantener con vida a la llama. Lo que ocurre, es que quizá, estemos muy acostumbrado a la que las cosas surjan solas, y eso no es así. Decir "buenas noches" cuando llegas a casa, requiere que muevas los labios. Hay muchas personas que lo dan todo por sentado. Y realmente, no creo que a eso pueda llamársele amor.

    Es mi opinión desde luego ^_^. Y tu idea la he entendido perfectamente. Aquí te dejo en enlace de una canción de 1979 (creo) que creo que expresa bien qué es lo que es el amor.

    http://www.youtube.com/watch?v=vBiOZfjqnxg&noredirect=1

    Un besito grande Lara.

    ResponderEliminar
  5. Existen tantos amores como formas de amar y también necesidades.
    Pero te aseguro que ninguno de ellos ha de ser cómodo o indoloro, porque eso denotaría una falta total de pasión y sin eso, amiga mía, ningún tipo de amor es posible.
    Las personas se mienten muchas veces esperando una vida fácil o un amor tranquilo, ese sentimiento lleva implícitas todas las emociones en una intensidad superlativa, con lo cual nos podría llevar cualquier exceso. Como la propia vida el amor viene a enseñarnos sobre nosotros mismos, nos ayuda a conocer nuestros límites o capacidades y no hay que catalogarlo, etiquetarlo o analizarlo, simplemente hay que vivirlo según nuestras propias creencias, sentir o por qué no, nuestra necesidad afectiva.
    Aquel que pueda definir el amor dará muestra de no haberlo conocido nunca, pues es tan mutable como nuestros propios deseos o imaginación. Un abrazo.

    ResponderEliminar