.

.

03 marzo 2012

4 comentarios:

  1. Y luego volver a unir las moléculas para estar de nuevo.

    Me has hecho pensar mucho hoy.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Muy muy reflexiva tu entrada Lara, a parte de acertada, me ha encantado.
    En la vida estamos continuamente intentando aparecer y desaparecer cuando nos agobia el manto del mundo, pero es inevitable concederse un parón mental de cuando en cuando, y necesario, por supuesto,un brindis por ésta entrada y un abrazo para ti donde quiera que te encuentres, yo, te lo mando desde Jerez guapa.

    ResponderEliminar
  3. María no pretendía ponerme transcendental, simplemente sería maravilloso tener esa capacidad de transformación y volver a nuestro estado natural, o quizás como natural podríamos ocnsiderar todos, ahora eres tú la que me está haciendo pensar.


    Conchi quizás sea una necesidad escapar del mundo o de nuestras preocupaciones, momentos de esos que decimos "tierra trágame" o en los que necesitamos desconectar de todo y de todos.

    Un abrazo desde Sevilla amigas...sigo aquí sin haber conseguido disiparme, sólo evadirme de vez en cuando.

    ResponderEliminar
  4. ¿Sabes cuantas veces utilizo cada una de estas palabras? Infinitas…
    Todo puede pasar por nuestras vidas y seguramente nos llegue a cambiar muchas cosas, pero ninguna de ellas modificará lo esencial de nuestro ser, la capacidad de renacer a cada instante.
    Un besazo.

    ResponderEliminar