.

.

16 febrero 2012







Fuimos dos rivales en el corazón,
luchamos por un hombre
que no merecía nuestro amor.
Jugaba a conquistarnos
y se burló de las dos.
Alimentamos el odio,
creció el dolor,
nos declaramos la guerra,
la lucha de nada sirvió.
Ahora simbólicamente
enterramos el hacha de guerra
aprendimos la lección,
no habrá hombre en la tierra
que nos envenene con su amor.

3 comentarios:

  1. Siempre he pensado que la amistad es más importante que el amor, el amor, va y viene, la amistad, si es sincera, no entiende de rivalidades, se hace fuerte en el tiempo, y ningún hombre merece la enemistad de dos mujeres por él,(aunque claro, depende también de las circunstancias), (habrá....miles de casos). buena entrada, un abrazo Lara.

    ResponderEliminar
  2. Nada ni nadie merece tanto...
    Una amistad debe estar por encima de cualquier circunstancia.

    No guardeis resentimiento, dejad eso a quienes no poseen capacidad de amar, si amasteis una vez estais capacitadas para volverlo hacer de nuevo.
    ¡Adelante amiga! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias amigas por tan sabios consejos, los comparto totalmente, la realidad ocurrió hace muchísimo tiempo y ni por asomo fue tan grave, podríamos decir que una pequeña confusión, un mal entendido, nos hizo un gran favor. A la que compadezco es la que tuvo "la suerte" de casarse con él...jajaja.

    Un gran abrazo amigas.

    ResponderEliminar