.

.

21 julio 2011


Tropezando y cayendo,
 rodando.

Sacudiendo el polvo.
Evitando las espinas.

Amando y soñando,
 luchando.

Saliendo a flote.
Sintiendo la vida.







4 comentarios:

  1. Así es, solo puedes sentir plenamente la vida en ti cuando a experimentado todo tipo de circunstancias, positivas y negativas, pues unas no serían nada lógicas sin las otras.
    Lo bueno es saber que siempre hay cabida para la esperanza y para ver todo mejorado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Yo me quedo con el final, con lo de salir a flote y sentir la vida, y coincido con Rosa en que siempre hay cabida para la esperanza y para mejorar.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Hondas reflexiones Lara, y así es la vida, una serie de circunstancias por las que pasamos, un teatro donde se interpretan actos sin ser ni fingidos ni impuestos, sino viviendo y luchando para sobrevivir.
    Un suceso de etapas donde nunca nos desprendemos de la fe y la esperanza que nos acompañan en todo momento; hay etapas tristes y duras, otras de alegría y ensoñación, pero todas tienen un porqué, pues pienso que ya nacemos con un destino escrito.
    Me encantó tu entrada amiga, mil besos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Lara, sí, la vida es un camino en el que, a veces, todo es llano y fácil de andar, pero hay tramos con muchos obstaculos donde tropezamos y caemos. Para poder seguir el camino, se ha de tener una meta clara y la fuerza mental y física para levantarnos de cada caida.

    Haces unas reflexiones muy realistas y eso es lo que hace que nos identifiquemos con ellas.

    Un beso.

    ResponderEliminar