.

.

22 julio 2011

 

Desarmado,
sin coraza ni prejuicios.

Aturdido, cómo un niño pequeño.

Indefenso,
sin  razones ni argumentos,
arde mi corazón
esperando tus besos.




3 comentarios:

  1. Ay Lara, ojalá que lleguen esta misma noche.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Un corazón en llamas que derrocha amor y espera al mismo tiempo, pero que de seguro, no tardará en aplacar esa sed que aclamas de la persona amda, preciosas e intensas letras Lara, recibe mi abrazo en la distancia.

    ResponderEliminar
  3. El corazón siempre guarda esperanzas, por eso seguimos casi siempre esperando. Un abrazo.

    ResponderEliminar