.

.

10 octubre 2010

 
Siempre me quedo
con la miel en los labios,
paso instantáneamente
de lo dulce a lo amargo.

Rozo el cielo con los dedos
pero no lo alcanzo,
será cuestión de suerte,
o del universo conspirando.

No creo en el destino,
ni en angeles, ni diablos,
lo cierto es que me quedo
siempre con la miel en los labios.

***

3 comentarios:

  1. Seguro que llegara el día en el que saborees la miel, aunque sea un instante un momento de gran satisfacción

    ResponderEliminar
  2. Dale tiempo al tiempo, ese paraíso llegara y podrás sentirlo porque él te está esperando…saborearas las mieles en tus labios…

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. GRACIAS....por animarme...todo puede suceder, quién sabe...Besos

    ResponderEliminar