.

.

06 mayo 2012



Te aproximas desde el lejano olvido
en que los recuerdos no nos pertenecen
son en sí una historia que se resiste a desvanecerse
en aquella vida que existimos,
en aquel viaje que transcurría por rincones huidizos,
atrapados en una infinita tela de araña.

Hoy no puedo  ver a través del cristal
nada más que una densa bruma que calla
nuestras voces, sin distinguir las palabras,
que en un último impulso trataban de salvar
el amor que había quemado nuestro labios,
 perdidos y  enajenados ante nosotros
  se derrumbaba  el universo que creamos.



1 comentario: