.

.

03 mayo 2011


Puedo ser una persona sensible,
dulce, amable .

Pero que nadie se confunda,
puedo ser fría cómo el hielo
y dura cómo el acero.

De corazón llevar una piedra
y arrojar agrio  veneno
a quién se lo merece.

Quizás  egoísta y cruel,
pecar de rebelde a veces
mejor que ser ignorante,
necia o imbécil.

6 comentarios:

  1. Yo igual Lara, prefiero que me digan hija de puta antes que tonta, mira que lo habré dicho veces.

    Me gusta la contundencia de este poema.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hola amiga, me identifico contigo, me recuerda a un poema que hice hace tiempo y que tengo por ahí, que dice así:

    SOY Y PUEDO SER

    Soy como un libro abierto
    en mi valle hay de todo,
    prosas, versos, conciertos…
    y hasta páginas en blanco,
    y puedo…
    puedo ser muro de fuego,
    a veces … quemo
    a veces…tiemblo,
    otras… descontento.


    Soy como el mar a la deriva
    que te arrastra,
    te puedo llevar hacia fuera…
    o te puedo empujar hacia dentro,
    y puedo…
    puedo ser un lago frío,
    que te calma en la mañana
    o la corriente de un río,
    que adorna hasta tus entrañas.


    Soy la lluvia que te alcanza
    en un día de primavera,
    y la fiebre de tu cama
    que en tu garganta te aprieta,
    y puedo…
    puedo ser tu hoguera
    fundida junto a tu cuerpo,
    o un manjar de quimeras
    en la piel de los deseos.


    Así es que, se llega siempre a la conclusión de que nadie nos diga lo que tenemos que hacer o decir, que cada persona sea ella misma.

    Me encantó tu escrito, mis felicitaciones y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Claro que sí María...unas cosa que es que nos hagamos las tontas y otra que lo seamos...Besos

    ResponderEliminar
  4. Conchi...perfecta esa manera de definirte, se nota tu sensibilidad y un gran corazón, creo que habrás despertado el interés por conocerte, te habrán llovido el número de admiradores....Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Lara sinceramente, pienso que solo llegas a esas posturas en situaciones límites, como cualquier ser humano. Pero te diré algo, la mayor frialdad que puedes aplicar a alguien indigno de tu consideración es la indiferencia, créeme, ponerte a su nivel sería perder tu identidad de vista. Un beso preciosa.

    ResponderEliminar
  6. Rosa tengo que reconocer que esto es un poco exagerado, tenía que adecuar el texto a la imagen, (dar una utilidad al látigo) no suelo llegar a esos extremos, se que la indiferencia puede ser un arma muy poderosa.

    ResponderEliminar