.

.

13 marzo 2011



Te vas,
no me dejas nada
cuando me das
la espalda.

Se viste de tristeza
el cielo y mi alma
la noche se transforma
en melancólicas mañanas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario