.

.

14 diciembre 2010




Su frialdad se ha fijado en mi recuerdo;
 era tan fría,
 ¡tan fría!,
 que al estrecharla en mi pecho
 su corazón no latía.

 
-Nietzsche-

No hay comentarios:

Publicar un comentario