.

.

21 noviembre 2010


---*---

Con frecuencia somos más comprensivos,
tolerantes, generosos con los demás
que con nosotros mismos.

Exigimos el máximo de nuestras posibilidades,
no nos perdonamos el mínimo fallo.

***

4 comentarios:

  1. Lo que escribes es un hecho... pero también sabes el porqué lo hacemos... más bien el "para qué"...

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Anna......podrías explicar eso con más detalle?

    ResponderEliminar
  3. Somos así porque así nos han domesticado... y porque si no hacemos lo que nos han dicho que debemos hacer...viene el castigo (tanto el de los demás como el propio)... por tanto somos "buenos, amables, tolerantes, etc... para que nos acepten o lo que es lo mismo para que no nos rechacen, porque necesitamos que nos aprueben y que nos quieran...
    Es más facil ser "bueno" con el prójimo porque aunque seamos "malos" con nosotros mismos, no nos abandonaremos (a pesar de que nos tratemos mal) pero el otro, sí puede abandonarnos, dejar de querernos...

    Todo lo anterior, no es más que... el Sueño del Planeta...recuerdas? un sueño hecho de creencias, leyes, culturas, escuelas, gobiernos...

    Besos...

    ResponderEliminar
  4. Gracias Anna creo que ya lo he entendido...he cogido el hilo...somos a la vez Juez y Victima...es curioso como a veces nuestro subconsciente nos lleva a buscar una respuesta.

    Somos tan severos con nosotros mismos...quizas por egoísmo nuestro dolor, nuestra pena, nuestra enfermedad...o cualquier otra cosa tiene que ser más grande que la de los demás...existe una disputa inconsciente.

    ResponderEliminar