.

.

05 enero 2014

Que me queda







Qué me queda,
las manos vacías
y el alma hueca,
ni lágrimas
ni pájaros en la cabeza,
tal vez,
una leve esperanza
de que llegue pronto
la primavera.